La revolución de las criptomonedas, es imparable e irremediable y quien se intente poner delante de este tren, terminara arroyado, aunque algunos se empeñen en tratar de desprestigiarlo lo máximo posible.

Durante los últimos años del siglo pasado y los primeros de este (sobre todo en los 90), los programadores informáticos y los primeros aficionados a internet, que sabían hacer todo tipo de virguerías, fueron tildados de hackers, debido a que unos pocos se dedicaban a realizar ataques indiscriminados y la prensa, poco acostumbrada al nuevo mundo digital, los metió a todos en el mismo saco. Ahora la historia se repite con las criptomonedas. Estamos en dos conjuntos: o somos delincuentes peligrosos, narcotraficantes o terroristas o bien somos hackers informáticos que nos colamos en servidores para minar criptomonedas o implementamos en nuestra web herramientas para el minado de criptomonedas.

Ante lo nuevo y desconocido, el miedo como herramienta. Algunos, muy apolillados o cerrados de mente, se dedican a desprestigiar un cambio del paradigma actual, sobre todo, influenciados por un sector, que peina canas y que no puede ver más allá de sus montañas de dinero, que le tapan la vista del progreso y lógicamente, de su avaricia. No vale con poder vivir tranquilamente, algunos quieren más y más, simplemente por codicia y ven a las criptomonedas como amenazas a su avaricia.

Es normal ver en algunos medios, entradas del tipo:

  • Bitcoin cae hasta los xxxx$
  • Se pincha la burbuja del Bitcoin
  • La estafa de las criptomonedas
  • Las criptomonedas son esquemas piramidales
  • Si compras criptomonedas, te arruinaras
  • El minado de Bitcoin consumo más de xxxxx país
  • Detectado virus que mina criptomonedas con tu pc

Son solo algunas de las estupideces que se pueden leer. Nadie habla de los problemas que solucionan distintas criptomonedas, como Pylon, proyecto que nos encanta y que permite conectar a productos de energías renovables y consumidores, mediante la blockchain. Los contratos inteligentes de Ethereum, que se validan automáticamente y se libera la cantidad acordada, una vez se cumplen los parámetros acordados. Steem, una red social en la que los usuarios te votan, si les gusta tu contenido y obtienes ingresos. Y son solo tres ejemplos.

Todos los días tenemos que combatir contra esta lacra. Pero ojala solo fuera nuestra. Ayer mismo, se dio a conocer que Donald Trump quería hablar con la industria de los videojuegos, para que hicieran juegos menos violentos, ya que considera que el problema de los tiroteos en institutos, tiene parte de su origen en este punto. El nulo control de armas, que permite que en Estados Unidos existan más armas que personas, no tiene nada que ver.

Desgraciadamente vivimos en un mundo, donde hay generaciones que suben con otras mentalidades, gente que se adapta y saber ver el cambio, aunque no termine de entenderlo del todo y unas elites, empeñadas en que sigamos viviendo en un medio con fallos fundamentales o controlado por ellos, aunque sea a perjuicio de todos.

Las criptomonedas por suerte, están cambiando uno de los problemas fundamentales del sistema actual, les guste o no.