Informe de Jon Peddie Research (JPR), destaca que la demanda de gráficas para el minado de criptomonedas ha descendido en un 1.5% en el cuatro trimestre de 2017, con respecto al tercer trimestre del pasado año.

Las marcas de hardware han creado un cisma entre el mercado del minado de criptomonedas y el mercado del gaming. El mercado de las criptomonedas se está quedando parte del stock de tarjetas gráficas para minar y esto provoca que los aficionados al gaming se queden sin gráficas o están tengan precios absurdos. AMD y NVIDIA apuntan directamente al mercado del minado, como principal culpable, aunque el stock para el mercado gaming sigue fluyendo, aunque, algunos aprovechan para no poner todo el stock a la venta y subir los precios ante la fuerte demanda.

Según el último análisis de Jon Peddie Research (JPR), al respecto de la situación del mercado de las gráficas durante el último trimestre del pasado año, la salida de estos productos vio un descenso del 1.5% respecto al trimestre anterior, pero además, la distribución de estos productos ha caído un 4.8%, con respecto a 2016. El informe, por otro lado, destaca que se compraron cerca de tres millones de tarjetas gráficas en 2017 para el minado de criptomonedas, por un total de 776 millones de dólares. JPR además afirma que ‘AMD fue el principal beneficiario de estas ventas’, ya que inicialmente se vendían sus productos, pero ante la escasez de RX 400 Series y RX 500 Series, saltaron a comprar todo lo que encontraban.

El informe destaca que la caída en ventas es culpa de la manipulación de los precios de las GPU, las cuales han subido a valores completamente absurdos.

AMD sabía que no todo iba a ser fiesta. Pese a registrar un segundo trimestre de 2017, con fuertes ventas y subir las acciones de la compañía, tenían claro que esto eran hojas de un árbol perenne, destacando que no consideraban el minado como un motor de crecimiento. ‘Nos estamos asegurando de no ofrecer más de la demanda’, comentaron desde la compañía.

El informe de JPR comenta también que la mayor favorecida ha sido AMD, aunque en la última parte del año las tornas han cambiado hacia NVIDIA, tanto es así, que la compañía ha mostrado interés en desarrollar soluciones especializadas para este mercado.

Las primeras en volar, fueron las gráficas de gama alta, pensadas para calidad muy altas y el gaming 4K, pero poco a poco ha terminado comprándose toda aquella tarjeta gráfica que tuviera 4GB de memoria VRAM o más.