Cardtronics, un fabricantes de cajeros automáticos, se muestra preocupado por los pagos con criptomonedas y sistemas de pagos digitales, que podrían conllevar la perdida utilidad de sus sistemas y por tanto, de millones de dólares.

Está creciendo dentro de la banca, una gran inquietud al respecto de las criptomonedas y como estas, podrían reemplazar al dinero fiat tradicional. Cardtornics, una compañía líder en cuanto a cajeros automáticos, ha advertido sobre el impacto de las criptomonedas. Esta compañía ha destacado el impacto que podrían tener las criptomonedas en sus expectativas comerciales, dentro de su informe anual. Los activos digitales han sido incluidos dentro de los métodos de pagos digitales, entre los que se incluyen aplicaciones como Venmo, que harán que la gente necesite llevar cada vez menos efectivo.

La compañía ha dicho: ‘La nueva tecnología de pago, como Venmo, Zelle y las monedas virtuales, como Bitcoin u otras nuevas preferencias de los métodos de pago de los consumidores, podría reducir la necesidad o demanda de efectivo de la población en general y afectar negativamente nuestros volúmenes de transacciones en el futuro’

Cardtronics, según su página web, cuenta con más de 230.000 cajeros ATM situados en diez países, que movieron transacciones por valor de 2.600 millones de dólares.

Así mismo, la lista de entidades financieras preocupadas por este cambio aumenta, ya que Cardtronics es la última, pero antes hemos visto como Square, JP Morgan, Goldman Sachs (que por cierto, ha comprado Poloniex mediante una filial) o Bank of America, ya advertían del impacto que podrían tener las criptomonedas en sus negocios. Así se entiende mejor como atacan a las criptomonedas, a la menor oportunidad.

Pese a que se excusan en las criptomonedas y los sistemas de pagos digitales, lo cierto es que el papel moneda está perdiendo su funcionalidad y los pagos con tarjeta suelen ser la normalidad. Sin ir más lejos, en diciembre el Banco Central de Australia público un informe, en el cual indicaba que pese al aumento en el número de cajeros, se habían detectado menores tasas de efectivo de estos.